5 poderosas hierbas potentes que te harán apto para la primavera

1. Perejil - rizado o suave, solo es cuestión de gustos

El pastel clásico es una verdadera bomba de vitamina C. Con un montón de perejil, incluso los últimos virus de la estación fría salen del polvo. El aroma a apio (¡el perejil plano es más intenso que el rizado!) Se adapta a ensaladas, rellenos, sopas o salsas. Nuestro consejo: reemplaza la albahaca con perejil en el pesto casero. Te sorprenderás.

2. Cebollino - gracias delgadas en verde

Las semillas de mostaza le dan a las cebolletas su aroma típico. Los aceites esenciales aparecen en las venas para la limpieza de primavera y purifican nuestra sangre de todo lo que es superfluo. La nota de cebolla fina de cebollín condimenta ensaladas, salsas, huevos revueltos o tomates. Pero sabe mejor cuando se corta en rollos pequeños con pan fresco y mantequilla. Siempre procese las cebolletas frescas, tienen un sabor suave cuando se secan.

3. Eneldo - no solo para pepinos

Los tallos delicadamente emplumados aceleran nuestro metabolismo. Especialmente cuando el aroma fino y cremoso de anís de la hierba se combina con peces saludables como el salmón u otros animales marinos. Y en la clásica ensalada de pepino, ¡el eneldo es imprescindible! Por esta razón, y debido a que los pepinos enlatados eran impensables sin ella, también se llama hierba de pepino.

4. Berro - mucho en la caja

Una pequeña caja de berros le ahorra tener que ir a la farmacia. Vitaminas y minerales estaban en las hojas pequeñas. El sabor a nuez es una reminiscencia de mostaza y rábano picante (¡cuanto más alto es el berro, más picante!). Rociadas sobre huevos revueltos, sándwiches o queso fresco, las hojas son un placer. Dibujarlo usted mismo es un juego de niños: simplemente espolvoree las semillas de berro sobre algodón húmedo o crepe de pastel y déjelas crecer.

5. Perifollo - potencia verde brillante

En primavera, las delicadas hojas alimentan nuestras baterías muertas y fortalecen las defensas del cuerpo. Su aroma a perejil con la delicada nota masticable se destaca en una sopa de perifollo. Por supuesto, la hierba noble también pertenece a los clásicos de primavera por excelencia: la salsa Frankfurter Grune original.